Día 5 | La periferia es una actitud

Entrevistamos a Adolfo Chautón, geógrafo urbanista, facilitador de innovación social e investigador dentro de CivicWise sobre economía cívica. Empieza con una definición:

La economía cívica es el sistema de valores tanto relacionales como de rendimiento dentro de un proceso de diseño cívico. Es un híbrido entre un proceso de participación y uno de emprendimiento social.

 

A nivel local, muchos territorios se han quedado desarmados porque no controlan los flujos de intercambio de la economía en sus territorios. La economía cívica busca volver a darles herramientas para poder dialogar en un contexto globalizado.

¿Qué pasaría si mañana abrimos los periódicos y se ha multiplicado por cinco el precio de la gasolina? Que probablemente el precio de nuestra alimentación se multiplicaría por cinco inmediatamente. No controlamos el precio de algo tan básico como la comida. Ni del empleo. La idea es proporcionar herramientas a nivel local para reactivar flujos de intercambio, para que los contextos locales puedan dialogar con los globales. Cuando hablamos de economía no nos referimos solo a la moneda euro: hay formas complementarias de generar intercambios.

En CivicWise la economía cívica se trabaja desde un laboratorio de investigación. No hay prácticas cerradas pero se trata de indagar en el valor de lo cívico y el potencial que puede generar para gestionar procesos de complejidad. El diseño cívico se ve como el punto de encuentro entre lo doméstico, el Estado, el mercado y el tercer sector. Para problemas como, por ejemplo, el cambio climático o la cuestión del empleo, no hay agentes que por separado lo puedan solucionar: solo la concurrencia de las capacidades de estos agentes -donde emerge el ámbito de lo cívico- pueden solucionar estos problemas caracterizados por la complejidad.

“El Glocal es una oportunidad muy buena  para interactuar con la comunidad”

No siempre es fácil producir ese intercambio con la comunidad local, porque los procesos no se hacen aquí te pillo aquí te mato; esa comunidad local tiene que estar previamente trabajada. Me gusta mucho el ejercicio que han hecho buscando el lugar donde nos estamos alojando. El Atlas es un buen ejemplo de economía cívica: tiene un compromiso social muy fuerte que convive con un modelo de negocio. Ahí realmente estamos hablando de un elemento que puede ser dinamizador a nivel local. Extender más procesos como este; por ahí iría el camino del Glocal. También pretender en una semana tener un impacto transformador en la comunidad es demasiado ambicioso quizá. Podemos tener mucho impacto si esa comunidad ya tiene un proceso en marcha y ya tiene objetos definidos.

Por la tarde, talleres internos CivicWise: CivicFactoryLAB, Fairbnb y Communication.

Por la noche WTFisgoingonCW Edition #2 [Mira aquí el vídeo]